La teua. la nostra història

Historia de Fraga y entorno.

Noticias sobre Fraga y las comarcas limítrofes que permitan recuperar una parte de nuestra historia. la de todos. en su conjunto.

El habla del Bajo Alcanadre, 1978 (y 3)

Escrito por jsalleras 10-06-2015 en habla. Comentarios (0)

EL HABLA DEL BAJO ALCANADRE, 1978 (y 3)

Cada una de las localidades del Bajo Alcanadre (Sariñena, Sena, Sijena, Villanueva, Ontiñena y Ballobar) conserva alguna característica lingüistica propia. A su vez, los habitantes de esta zona perciben sus hablas, -según el autor que reseñamos-,  alejadas de influencias catalanas.

Características morfosintácticas de su peculiar “castellano de Aragón”:

-Uso de tratamiento /señor/ o parentesco /tío/ con diptongo agudo: (siñó, tió)

-Frecuencia de sufijos diminutivos en /er/é/, /eta/ /ico/ /ete/, como en: (Luiser, chiqué, botelleta, cantarico, molinete)

-Supresión de la /de/ del complemento del nombre /saco de paja/, en: (saco paja)

-Peculiar uso de los pronombres /contigo/, /os digo/, /te darán/ /cómete algunas/, /díselo/ en: (con tú, los digo, t’en darán, cómene algunas, dilene)

-Los verbos sufren muchos cambios con respeto al castellano central: reduce diptongos /-eis/ de /vendréis/ /dieron/; debilita la /a/ en /e/ en los indefinidos /cambiamos/; puede perder la /r/ del infinitivo si le sigue un pronombre /dejarla/; el gerundio lo construyen con el pretérito /dijo/; el participiio pierde la terminación /-ado/, como muestran los siguientes ejemplos: (vendrís, daron, cambiemos, dejála, dijiendo, estudiáu).


El habla del Bajo Alcanadre, 1978 (2)

Escrito por jsalleras 10-06-2015 en habla. Comentarios (0)

EL HABLA DEL BAJO ALCANADRE, 1978 (2)

Principales características fonéticas del peculiar castellano que se habla en el Bajo Alcanadre son:

-Tendencia la diptongación, debilitación de vocales,  supresión del acento en la vocal que hace hiato, como en /casi/ /parece/ /raíces/ : (cuasi, paice, raices)

-Influencias ribagorzanas al transformar /ía/ en /ia/: (teniba, veniba)

-Pérdida de la vocal inicial o postónica como en /acequia/ o /muchísimo/ en: (cequia, muchismo)

-Metátesis de consonantes como en /nadie/ y cambio brusco de vocales como en /nosotros/ en: (naide, nusotros)

-Pérdida de sílabas como en /adelante/, /para adelante/; contracciones peculiares como en /por el/,  en: (alante, palante, pol)

-Transformación de un consonante por otra como la /g/c/ de /garrucha/; o la neutralización de las /r/l/ como en /arboleda/: (carrucha, alboleda)

-Equivalencias entre los sonidos /s/z/, como en /sapo/; o de los /z/s/ en /cazerola/ en:  (zapo, caserola)

-Pérdida de la /d/ inicial en palabras como /despellejar/ /descansar/ haciendo en: (espellejar, encansar)

-Mantiene la influencia aragonesa de convertir el palabras llanas las esdrújulas como en /médico/ al pronunciar en: (medico).


El habla del Bajo Alcanadre, 1978 (1)

Escrito por jsalleras 10-06-2015 en habla. Comentarios (0)

EL HABLA DEL BAJO ALCANADRE, 1978 (1)

Hacer referencia a las hablas locales se ha convertido en los últimos años en un tema delicado debido a la triste injerencia de los políticos en un tema de estudio académico. Si bien es cierto que la protección del patrimonio lingüístico corresponde a la administración, que debe incluirla en el uso local, en la literatura, o en la enseñanza. Afortunadamente, algunos estudiosos, como don Luis Barrios Chela, analizan esas hablas. Espero que descubramos juntos, aunque sea de forma esquemática, las aportaciones de estos estudios no siempre al alcance de todos.

El habla en el Bajo Alcanadre es para don Luis Barrios (“El habla de los pueblos del Bajo Alcanadre”, Argensola, nº 86, 1978) bastante uniforme. La zona de similitud lingüistica comprende: Sariñena, Sena, Sijena, Villanueva, Ontiñena y Ballobar. Las dos últimas integradas en la comarca del Bajo Cinca (Huesca). Al sur de este río, se evidencia una mayor influencia de la lengua catalana, en las hablas de localidades oscenses de: Vilella, Fraga, Saidí, Torrent, Mequinensa (esta en la provincia de Zaragoza).

Distinguiremos en los FACE complementarios a éste las prinicipales características fonéticas y morfosintácticas, con ejemplos que ilustren cada caso.


La teua, la nostra história: Desaparición de Fontclara (del Cinca)

Escrito por jsalleras 12-11-2013 en Fontclara. Comentarios (0)

 

Sobre la desaparición

de Fontclara (del Cinca).

(Albalate de Cinca, en cuyo término estuvo el monasterio de Fontclara.)

El monasterio de Fontclara estuvo situado en términos de Albalate de Cinca, al norte de Belver de Cinca. Era un monasterio que había sufrido toda clase de atropellos. En el siglo XIV se hallaba menguado de recursos, al igual que los habitantes de la zona. Este monasterio, así como el de Escarp, -ambos del Císter- habían sido fundados directamente desde Francia. Escarp como filial de Ciateux y el de Fontclara como filial de Bonafont. 

 

La agonía de este monasterio duró más de cien años. El abad fr. Arnau Sisón se desplazó a Aviñón, para tratar del traslado del monasterio cinqueño. Antes de ausentarse había concedido autorización para que buscaran ayudas económicas con la compra de un censal. La confirmación deseada para la compra del censal llegó desde Aviñón,  el primero de marzo de 1345.

 

Información que nos proporciona dicha compra-venta:

Reunida una parte importante de la comunidad de monjes de Fontclara – en realidad los dos tercios de todos los monjes- (se reunían a toque de campana en el claustro), fr. Joan Sincredi, con funciones de prior, -junto al notario de Monzón, Domingo de Bayona-, procedieron a anotar la presencia de los frailes asistentes al acto de compra-venta censal. Los presentes eran: Pedro Bernardo, fr. Francisco Alimun, fr. Bernardo Descart cantor, fr. Bernardo de Estella sacristán, fr. Bernardo de Luçano granjero de San Salvador de Selgua, fr. Bernardo de Bellver (o Pulcro Videre, posible origen del topónimo Belver de Cinca), fr. Pedro de Alacio (Alaiz?), fr. Asin de Verdfol, fr. Arnaldo de Libro y fr. Pedro de Carbona.   Es decir, se reunieron nueve frailes junto al prior fr. Joan  Sicredi. Esta cifra nos ofrece un cálculo sobre el número de frailes existentes en Fontclara de Albalate, era en la fecha del 8 de abril de 1345; es decir, no inferior a 15 monjes.

 

Una vez acordada la cuestión, aprobaron la compra censal por valor de 300 florines de oro de Aragón,  siempre con el consentimiento del abad fr. Joan Sisón. Dicha compra nos parece indicar que el abad precedente de 1325,  fr. Guillermo Ferrán, no pudo remontar la larga depresión  que había recaído el monasterio. Inclusive los repobladores de esa parte del Cinca se opusieron a satisfacer la parte correspondiente al censal. La triste situación ya se había iniciado con el abad fr. Arnaldo de Veyreda,  y se prolongó con su sucesor fr. Miguel Ferrán. La escasa protección real, tan necesario en la supervivencia de los monasterios,  se prolongó hasta que el citado abad Sisón recurrió al Papa.

 

El final del siglo XIV e inicios de XV fueron años difíciles. La crítica situación económica de la zona del Cinca, agravada con la cuestión de la sucesión a la corona de Aragón derivada del compromiso de Caspe (1412), dividió a la gente del Cinca. Y eso aún les empobreció más.

 

¿Traslado de los monjes y abandono del lugar?

Sabemos que el traslado de los frailes de Fontclara corresponde a los tiempos del señor de Albalate, don Joan de Moncayo. Este noble era señor también de los lugares de Rafals, de Borneta, y de Maleixam, al menos durante el año 1437. Su hijo Juan le sucedió como señor de Fontclara y de Montbrú. Resulta curioso que este  don Juan de Moncayo, nombrase en su testamento al abad de Sant Fe como su marmesor, a quien le pide ser enterrado en aquel monasterio zaragozano junto al río Huerva. ¿Debemos entender que se había producido el abandono del monasterio albalateño de Fontclara antes de dicho testamento?


 

Le teua, la nostra història: Las hijas del Cid.

Escrito por jsalleras 08-11-2013 en Monzón. Comentarios (0)

Las hijas del CID


Durante mucho tiempo llegué a creer que los verdaderos nombres de las hijas del noble don Rodrigo Días eran los de doña Elvira y doña Sol, casadas con los infantes de Carrión, según el poema del s. XII;  y posteriormente, con sendos “príncipes” de Navarra y Aragón. Recuperemos la historia verdadera a la luz de los conocimientos actuales.

Permitirme que aclare, primero,  la diferencia entre historia y leyenda. La leyenda “inventa” algunos datos y sucesos para adornar la historia, o para llegar más fácilmente en la mente popular por lo que tiene de fantástica.

¿Cuál es la verdadera historia? Con respecto a Aragón, el rey Pedro I Sánchez casó dos veces: con Doña Inés de Aquitania, y en el mismo año de su muerte, 1097, con doña Berta de Aosta y Poitou. Sólo tuvo hijos de la primera: don Pedro (el poema del Cid lo llama Sancho) y doña Isabel. Ambos fallecieron entre 1103 y 1104, dejando la corona sin sucesión directa. En su consecuencia, pasó la corona de Aragón a su hermano Alfonso I el Batallador.

El citado infante Pedro, (Sancho en el Cantar del mío Cid), hijo del rey Pedro I y de doña Inés de Aquitania, es el que casó con una de las hijas del Cid: la llamada en el poema como Sol, en realidad María Rodríguez. Tanto ella como su hermana Cristina (Elvira en el poema) habían estado casadas con los infantes de Carrión. María/Sol volvió a casarse por tercera vez en 1099, ya fallecido su padre el Cid ese mismo año, con don Ramón Berenguer III conde de Barcelona.  

La otra hija del Cid, doña Cristina Rodríguez, la Elvira del poema, casó con el infante de Navarra don Ramiro, hijo de Sancho. Doña Cristina había contraído matrimonio junto a su hermana María, con los infantes de Carrión en 1091. Cristina hubo por hijo con el infante de Navarra a García Ramírez de insigne memoria en los anales de Navarros.

“Las hijas del Cid” es también el título de varias obras artísticas. Como: una obra de teatro estrenada en Madrid en 1908, escrita por Eduardo Marquina. Televisión Española (TVE) presentó en 1972 la obra para Estudio 1. Existen sendas películas con el mismo título: una en blanco y negro de larga duración; y otra en color, filmada ésta por tierras catalanas, de poco más de una hora de duración. Ambas están colgadas en Youtube.  El Museo del Prado de Madrid exhibe una pintura con el mismo título, del pintor Dióscoro T. Puebla Tolín, hecha en 1871, donde aparecen las hijas del Cid abandonadas por los infantes de Carrión en un bosque y semidesnudas. Del mismo tema y contenido es la pintura de Ignacio Pinazo, hecha en 1879, abandonadas ambas en el robledal de Corpes. Ambas pinturas responden al ideal romántico del siglo XIX por recuperar la historia desde la leyenda.

Volvamos al Cid para interesarnos brevemente de su interés por Aragón y relación con la historia de Fraga. Había nacido en 1047 en Vivar. Hijo de Diego Lainez. Se casó con doña Jimena Gómez que le dio tres hijos: Diego, Cristina y María. Diego falleció en Consuegra en una refriega con los moros. Cristina se casó con el infante de Navarra y señor de Monzón. María casó con el infante Pedro de Aragón, y más tarde con Ramón Berenguer III conde de Barcelona.  

Desterrado el Cid de Castilla por su señor el rey Alfonso se marchó a tierras de Aragón poniéndose a las órdenes de los reyes taifas de Zaragoza, al-Muqtadir,  y de Lleida, al-Mutamin, hermano del anterior. Las disputas entre dichos reyezuelos árabes hizo que el Cid se aliara con los aragoneses contra los condes catalanes; y en momentos que le convino, como buen asalariado con al-Mutamin de Lleida con el de Zaragoza y contra los aragoneses, que rivalizaron con él por la conquista de Valencia. Su relación con Castilla, Aragón, condes catalanes y reyes taifas, le vinculan a una estancia en Fraga firmando un pacto o negociación con ellos. (Ver: “El Cid en Fraga (en 1092)”, Programa de Fiestas del Pilar,  Fraga, 1986).

Casar a sus hijas Cristina y María con la nobleza de Aragón o de Navarra fue el anhelo de don Rodrigo Díaz de Vivar. El año de su muerte, 1099, doña María /Sol  se unió a la más distinguida nobleza catalana convirtiéndose en condesa de Barcelona.¿La espada del Cid quedó en Monzón con el infante de Navarra, o en Barcelona con el conde Ramón Berenguer III?